miércoles, 15 de julio de 2009

Cobertura Lo Mejor de Godard! N°20: Día 2

Críticas: Losey por partida doble

El domingo 5, el ciclo
Lo Mejor de Godard! 20 presentó El Sirviente y Don Giovanni, dos películas de Joseph Losey, a manera de repaso a su fascinante filmografía. Aquí dos críticas a sendas presentaciones.

I. El Sirviente


No hay razón para dudar de que El Sirviente fue la obra maestra de Losey, donde en el celuloide derrama la incomprensión y crítica visceral a aquellos aspectos de la sociedad que representan el espíritu mellado de quienes han perdido la libertad de ser ellos mismos, en un día a día de teatro decadente. El Sirviente representa la exploración de aquello que fascinaba a Losey y de lo cual siempre se consideró, si no un pesimista, un realista observador.

La larga estancia de Losey en Londres y su contacto con las esferas sociales más anquilosadas y espásmicas, resistentes a morir entre la hipócrita dignidad de la decadencia, es la pieza angular del filme. Donde encuentra a la perfección el ángulo crítico a aquella negra esencia que es parte del espíritu humano y que Losey no soslaya, sino que expone con gracia perturbadora y poco sutil, casi descarnada, pero rica en su verdad, cruda como una bofetada redentora.

Rescatable es el excelentísimo papel de Hugo Barret (Dick Bogarde), quien da vida al personaje que habrá de invertir los mundos, con ingenio maquiavélico y un plan indigno de contarse en el papel, reservado al celuloide con cariño, agrio cariño y cámara magistral. En la cinta, Losey es como el ojo implacable que se esconde en el espejo de la sociedad esperando, no justicia, sino la revelación de un espíritu humano real; y no idealizado en lo que debería ser, sino en lo que es, incluso en su malicia y traición. (Renzo Rodríguez)

II. Don Giovanni

No resulta extraño que Losey eligiera a Don Giovanni como su primera adaptación de ópera al cine. La obra de Mozart revela lo negro que puede ser el corazón de un hombre, quien lo es por naturaleza y no por libre elección, y que, sin embargo, es víctima de una condena tristemente justa. Precisamente la clase de personajes que a Losey fascinan por su dualidad de rol en el juego de la vida.

Don Giovanni de Losey no es una adaptación propiamente dicha de la ópera a la gran pantalla. Se trata más bien de la comunión de dos artes que funcionan armónicamente. El elenco compuesto íntegramente por cantantes de ópera reales, cuenta con las destacadas presencias del bajo-barítono Ruggero Raimondi, en el papel de Don Giovanni, y la famosa mezzosoprano Teresa Berganza, en el papel de Zerlina, muchacha del pueblo, quien será victima del noble canalla, debido a su calidad social e ingenua picardía.

La psicología de los personajes es otro aspecto bien destacado por Losey, puesto que todos cuentan con ricos aspectos emocionales llenos nuevamente de dualidad (característica que parece atrapar a Losey), además de muchos desvaríos que llegan a ser hasta hilarantes por momentos. Los temas de la contradicción moral, la venganza y el juicio divino están presentes en cada nota de la obra, que en la cámara refleja un matiz netamente expresivo, más que de argumento lineal.

La fórmula de Losey funciona a pesar de tratarse de una cinta desafiante por su larga duración. Aspecto que, sin embargo, es matizado con la altísima calidad musical que solo una obra mozartiana puede ofrecer. Los escenarios de barroca belleza y clase sin igual sirven también para estos fines. En suma, una buena adaptación de un gran director que, a pesar de su agrio sabor, nos deja siempre satisfechos. Muy recomendable para una tarde de domingo. (Renzo Rodríguez)

* * *

Reseña: Michael Mann


Versátil director, guionista y productor cinematográfico, Michael Mann se enamoró del cine con la película de Stanley Kubrick, Dr. Strangelove. Es más conocido como director de películas que como productor de series, y considerado uno de los mejores cineastas de americanos. Cabe resaltar, que ha dirigido multitud de actores como James Caan, William Petersen, Al Pacino, Rober de Niro, Tom Cruise, Johnny Depp, entre otros.

Posee un estilo muy propio, el perfeccionamiento de sus rodajes se ve mezclado con su afinidad por el paisaje urbano y sus protagonistas solitarios, tenaces y con valores morales definidos que no son héroes ni villanos.

Desde su debut cinematográfico en 1981 con Profesión Ladrón y en calidad de productor ejecutivo, de la exitosa serie Miami Vice, el director de 66 años, con 41 de experiencia en historias criminales y género policial, se ha inspirado en la historia de John Dillinger, dirigiendo Enemigos Públicos, esperado estreno para este 2009. Se trata pues, de “un director que aspira a mucho más que un simple realizador de películas” (Martín Mauricio, godard! 20).

Las películas Cazador de Hombres, adaptación del libro de Thomas Harris, y Profesión Ladrón, basada en la novela homónima de Frank Hohimer, son algunas producciones que se podrán apreciar en las presentaciones de Lo Mejor de godard! N° 20 en el Centro Cultural de España. (Fresia Rodríguez)

LUNES 6

6:30pm Profesión Ladron
(Thief) Dir. Michael Mann. Estados Unidos (1981) 122’. Reparto: James Caan, Tuesday Weld, Willie Nelson.
Sinopsis: Frank es un ladrón de joyas experto en el negocio de diamantes. Después de haber pasado algunos años en prisión tiene claro que desea una vida que incluya un hogar agradable, una esposa y niños. Tan pronto como consiga ensamblar las piezas de este rompecabezas, está dispuesto a retirarse de su profesión y convertirse en un ciudadano modelo.

LUNES 13

6:30pm Cazador de Hombres
(Manhunter) Dir. Michael Mann. Estados Unidos (1986) 122min. Reparto: William Petersen, Joan Allen, Brian Cox.
Sinopsis: Basada en la novela "Dragón Rojo", de Thomas Harris, fue la primera adaptación al cine en la que aparece el personaje de Hannibal Lecter, popularizado mundialmente por Anthony Hopkins. Obtuvo muy buenas críticas, algunas incluso considerándola mejor que la multipremiada El Silencio de los Inocentes.