sábado, 17 de octubre de 2009

Lo Mejor de Godard! N° 21: Día 6

Perfil: Bob Dylan


Joan Baez diría muchos años después que sabía que aquel hombre que lo acompañaba a los festivales de folk de la década de los 60 se convertiría en una leyenda. Dicen que fue ella quien lo hizo subir a los escenarios de Newport. Y Bob Dylan hizo de la predicción un futuro. De aquellos años cuando rascaba la guitarra y alternaba su voz y su armónica, los seguidores de Dylan añoran las míticas canciones de protesta. “A Hard Rain’s A-Gonna Fall” se convirtió en el himno pacifista durante la guerra de Vietnam.

Su música tiene los misterios de la poesía. Llevó la Literatura a los sótanos iluminados del rock e influyó (e influye) en las distintas generaciones que lo precedieron. Por eso, el director de cine Martin Scorsese diría: “Bob suena como si sus canciones tuvieran 300 años pero hubieran sido escritas ayer. Lo más importante de Dylan es la poesía que hay en sus canciones, que trascienden su propia música”.

Pero la sinceridad también tiene sus frutos no tan deliciosos. Acaso tienen un sabor agrio pero que vale la pena disfrutarlo. Y fue así que Capote, el genial Truman Capote, señalaría a Dylan como un farsante, alguien calculador que sabía a donde llegaría a costa de engaños y oportunismo. Pero conozcamos las palabras del autor de “A Sangre Fría”: “Siempre he pensado que Dylan era un farsante. Desde luego no es un muchachito que canta canciones líricas. Es un oportunista que quiere hacer carrera y sabe muy bien dónde va. Además, es un hipócrita. Nunca he comprendido por qué le gusta a la gente. No sabe cantar”. Dylan también tiene seguidores famosos.

Por esa carga poética en las letras de sus canciones ha sido nominado en reiteradas oportunidades al premio Nobel de Literatura con el pesar de intelectuales académicos. Fue así que le otorgaron el premio Príncipe de Asturias en 2007 donde el jurado le otorgó el premio por ser el “faro de una generación que tuvo el sueño de cambiar el mundo”.

Qué mejor que cerrar estas líneas con las mismas palabras de ese vasto sustantivo llamado Dylan: “Yo sólo soy Bob Dylan cuando tengo que ser Bob Dylan. La mayor parte del tiempo quiero ser yo mismo. Bob Dylan nunca piensa sobre Bob Dylan. Yo no pienso en mí mismo como Bob Dylan. Es como dijo Rimbaud: Yo soy el otro”. (Héctor Vargas)

¿Dónde verlo?

Bob Dylan: Dont Look Back
Viernes 23
9:30 p.m.
El Cinematógrafo de Barranco