sábado, 10 de octubre de 2009

Lo Mejor de Godard! N° 21: Día 1

Perfil: La Vida Exagerada de Harmony Korine

Larry Clark, director de cine, le había pedido que escribiera una historia sobre su niñez y lo que hizo Harmony Korine, con la osadía de la sinceridad, fue un guión que refleja el mundo de una juventud decadente donde el shit y el fuck son lanzados en cada frase, la droga es como el pan del desayuno, la muerte, un escalón más de esas vidas que se burlan de ella; el sida, un juego poco peligroso y nada temido. La película se llamó Kids, como una forma de preservar lo que por sus actos les fueron arrancados: la niñez.

Con 22 años Korine ya sabía lo que es llevar su firma como guionista. Pero en el ámbito de la cinematografía los guionistas son irrecordables y poco estimados. Dos años después del guión de Kids, escribe Gummo (1997), su ópera prima. Si pretendemos responder a el “de qué se trata” Muchos tendrían complicaciones al balbucear una respuesta convincente pues Gummo es una película surrealista que roza el cine-documental donde los personajes, antes de escenificar una buena actuación, son acosados por la cámara que los sigue. Está presente la drogadicción, violencia, maltrato a los animales, homosexualidad…



El mismo Korine diría: “En ocasiones, puedo obtener las imágenes para mis historias de los lugares más recónditos de mi subconsciente y no me cuestiono sobre ellas, ni me peleo con ellas, simplemente las dejo salir”.

En 1999 hace Julien Donkey Boy, película que, en muchos espectadores, puede causar irritación. Trata el tema de la esquizofrenia en una decadente familia que se resiste a vivir con un miembro que lo padece. Luego de ésta Harmony Korine se sumerge en depresiones causadas por la heroína y circunstancias extremas como ser cómplice involuntario del incendio de su casa. Por esta dependencia a la droga terminaría internado en una clínica de rehabilitación en Francia. Mientras tanto, los seguidores de Korine esperarían casi una década. “Me fui hundiendo más y más hondo en un lugar tenebroso y, para ser honesto, el cine era en lo último en lo que pensaba. Ni siquiera sabía si sobreviviría. Mi sueño se había evaporado. Estaba enfermo”.

En 2007 vuelve con Mister Lonely. Una historia sobre las vidas de los imitadores. Korine se concentra en simbolizar la propia existencia de estas personas que, debajo del velo que impone el oficio, trata de mostrarnos sus propias historias.

“Yo he estado haciendo películas desde que era virtualmente un niño y todo fue siempre muy fácil”. Esa promiscuidad que tuvo de pequeño en querer cambiar las imágenes que le llegaban de golpe en películas es lo que muchos años después convirtió en destino. (Héctor Vargas)

¿Dónde verlo?

Lunes 12
4:30 p.m. Julien Donkey-Boy
Centro Cultural de España de España

Jueves 29
8:10 p.m. Gummo
El Cinematógrafo de Barranco

Viernes 30
8:10 p.m. Julien Donkey-Boy
El Cinematógrafo de Barranco

Sábado 31
7:45 p.m. Mister Lonely
El Cinematógrafo de Barranco

* * *

Crítica: Gummo


Gummo
es el primer largometraje dirigido por Harmony Korine, cuyo comienzo en el mundo cinematográfico se dio como guionista en la película Kids.

Desde la primera escena, Korine nos ubica en el particular universo de Xenia, Ohio, un pueblo al que a nadie le gustaría considerar su hogar. Años atrás, el pueblo fue devastado por un tornado dejando casas destrozadas y personas desaparecidas. Este desastre natural parece haber trastocado la realidad física del lugar y remarcar la marginalidad de sus habitantes, quienes viven rodeados de un gran nivel de violencia y desesperanza.

Gummo no posee una trama estructurada que integre a la película como un todo, ante ello gira en torno a fragmentos de las vidas cotidianas de sus personajes, que al momento de ser enlazados en los 88 minutos de duración de la película, nos brindan una mirada impactante a una sociedad estadounidense pocas veces retratada. Es la vida de un grupo de adolescentes marginales, oscuros y nada atractivos; que solamente se dedican a matar el tiempo y no aspiran a más que eso. En Gummo encontramos temas que son considerados tabú como la homosexualidad, el incesto, el racismo o la eutanasia. Pero estos tópicos poco convencionales son tomados de forma fría y natural por los personajes, a los cuales resulta normal una vida donde matar gatos y venderlos a repartidores de comida es considerado un respetable trabajo de medio tiempo, es esta forma de enfrentar eventos poco convencionales con total naturalidad lo que da un toque cómico a la película.

Con respecto al lenguaje visual, este es crudo y provocador como las historias que se nos presentan. Por momentos pareciera que nos encontramos frente a un filme casero o un documental que ha sido grabado de forma improvisada. Ello realza la idea de que no estamos frente a actores o una representación cinematográfica, sino que nos estamos introduciendo a la vida de personajes que verdaderamente existen.

Finalmente, antes del comienzo de la presentación se nos advierte que esta es una película que no busca complacer al espectador y que puede resultar chocante para muchos. Pese a ello, para gran parte de la audiencia Gummo resultó interesante y atractiva como propuesta, especialmente por mostrarnos una gama de personajes que nunca está presente en el cine comercial y por recordarnos que lo incómodo y desagradable también pueden ser componentes de una buena película. (María del Pilar Grados)