jueves, 17 de marzo de 2011

Editorial Godard! 27

Motivos que justifican 10 años de trabajo

godard! cumple diez años. Y una buena pregunta que se nos viene a la mente, en esta primera década de trabajo, es: ¿qué nos ha hecho llegar a estos diez años, y seguir saliendo como si fuera el primer número? En primer lugar, una razón que basta y sobra: nuestro indestructible amor al cine. En segundo lugar, podríamos decir, la necesidad de expresarnos, de pensar con el cine, y entenderlo como un alimento espiritual indispensable, como una forma de emprender una búsqueda ética, también. En tercer lugar, quizá, porque necesitamos discrepar sobre toda una forma de comprender no solo la historia del cine peruano, sino la historia del cine en general.

Pero allí no se detiene godard! Finalmente, nos dimos cuenta que hemos terminado haciendo mucho más que escribir artículos y críticas. Sin percatarnos, o ser muy conscientes de ello, cubrimos un espacio necesario para la crítica independiente, imparcializada, y desinteresada, algo que extrañábamos cuando recién empezábamos. Y es curioso, pero, quizá, sintomático, que ningún crítico de godard! haya sido invitado a formar parte de los jurados oficiales del Festival de Lima, ni de los concursos de CONACINE; y, por otro lado, tenemos que decir que hicimos nuestro modesto aporte para desbaratar un largo, acrítico, y aburrido ensalzamiento de Francisco Lombardi y Augusto Tamayo como los grandes referentes del cine peruano actual.

Por otro lado, quizá duela decirlo, y no sea, precisamente, un motivo para celebrar, pero godard! se ha convertido en la única publicación independiente especializada en cine que sale, puntualmente, cada tres meses; y la única, actualmente, en circulación, que ha llegado a una edición 27. Tampoco tenemos reparos en decir que somos la única revista de crítica de cine que se toma el trabajo de comentar los estrenos de la cartelera comercial, y la única que se ha preocupado en descentralizar sus actividades, haciendo presentaciones y llevando ciclos de cine a ciudades como Arequipa, Chiclayo y Trujillo. Y continuando con esa labor de difusión, tenemos el placer de programar ininterrumpidamente, en colaboración con el Centro Cultural de España, ciclos de cine gratuitos para el público, invitando a los directores y exponiendo nuestros comentarios. Por último, como docentes, brindamos cursos especiales para el público interesado en aprender más sobre cine.

Sin darnos cuenta, también, hemos propiciado el surgimiento de una nueva generación de críticos de cine, lo que nos llena de alegría. Nuestros críticos han participado, como jurados internacionales, en los festivales de Buenos Aires, Río de Janeiro, y Montreal. Nuestros corresponsales han sido acreditados en los festivales más importantes del planeta: Cannes, Berlín, Sundance, Sitges, BAFICI, Montreal, Viannale, Lima, Mar del Plata, Valladolid, In Edit, y Ars Electrónica. También, logramos convocar, alrededor nuestro, a un extraordinario equipo de colaboradores extranjeros: Ezequiel Acuña, Jorge Morales, Joel Poblete, Fabián Sancho, Eduardo D. Benítez, Silvia Romero.

Además de escribir, regularmente, sobre cine peruano -el que llega a los cines y el que circula marginalmente, el que se produce en Lima y el de las provincias-, nos hemos acercado a los directores. Allí están nuestras entrevistas a realizadores como Armando Robles Godoy, Claudia Llosa, Daniel y Diego Vega, Gianfranco Quattrini, Javier Corcuera, Fernando Montenegro, Rafael Arévalo, y Jorge Vignati; la organización de ciclos de conversatorios sobre cine nacional; la promoción de la exhibición del cine peruano independiente; y la introducción del premio de la revista godard! a la mejor película peruana del año, reconocimiento que fue otorgado, en 2010, a Octubre de Daniel y Diego Vega.

Pero, quizá, nuestros recuerdos más entrañables giren en torno a un gran hombre: Armando Robles Godoy. En estos diez años, ayudamos a rehabilitar su prestigio crítico. La Muralla Verde fue declarada por esta revista, antes que ninguna otra, como la mejor en la historia del cine peruano, y tuvimos el privilegio de ofrecerle un homenaje en vida, el primero y único que recibió por parte de críticos peruanos. Finalmente, gracias a los comentarios de godard!, los programadores de Bafici se animaron a rastrear el paradero de La Muralla Verde, y encontraron la única copia existente. Creemos que, tan solo por esta única razón, ha valido la pena hacer godard! Y hasta ahora nos preguntan, ¿qué significa ese signo de exclamación?