miércoles, 30 de junio de 2010

“Octubre” Milagroso

José Romero logró contactarse con los cineastas peruanos del momento: los hermanos Daniel y Diego Vega, flamantes ganadores del Premio del Jurado en la Sección “Una Cierta Mirada” del Festival de Cannes gracias a su ópera prima, Octubre. Entrevista exclusiva para el blog de godard!


¿Cuál fue su reacción al recibir la invitación para participar en el festival de Cannes?

Diego: Primero sorpresa y después alivio. Sorpresa porque nunca se me pasó por la cabeza que podían elegir la película en Cannes. Alivio porque tras siete años con el proyecto en la cabeza, con esta noticia se nos confirmaba que el ciclo del proyecto iba a cerrarse por fin, y mucho mejor de lo que pensamos.

¿Tenían planificado conocer a tal director o ver una película en especial? ¿Lo lograron?

Diego: No tenía planeado ver a ningún director en particular. Quería ver la película de Takeshi Kitano pero casi no pude ver películas. En realidad me puse tan nervioso con la selección y con la cantidad de cosas que nos pedían, entre copias en 35mm, subtitulados en francés, inglés, material gráfico, traducciones de todos los textos, organizar los viajes, etc., que ni revisé el catálogo con calma antes de ir al festival. Estuvimos seis noches ahí y fueron días de intenso trabajo.

Daniel: Realmente no tenía mucha idea cómo funcionaba el Festival. Llegué la noche antes de la premiere de “Octubre” y desde el día siguiente en la mañana hasta el sábado antes de la premiación sólo nos dedicamos a trabajar. Y fue positivo porque significó que la película llamó la atención. El sábado pudimos ver la primera película (la que ganó Una Cierta Mirada) y el domingo vi dos.

¿Les pareció extraño o al menos curioso competir al lado de maestros como Jean-Luc Godard o Manoel de Oliveira?

Diego: Al comienzo es muy extraño ver tu nombre ahí pero después tienes que asumir esa realidad que al principio parece una dimensión paralela. No conversé ni vi a ninguno de los dos. Cuando llegamos al festival Oliveira había estrenado su película y ya se había ido. Godard había mandado un mensaje público anunciando que no iba a ir al festival por un "problema griego".

¿Qué les pareció lo más "alucinante" de estar participando en una de las principales competencias del certamen?, dado que anteriormente ya habían ido con su corto "Interior Bajo Izquierda", pero con un perfil mucho más discreto.

Diego: Aunque la primera experiencia fue mucho más relajada y nadie me hizo caso, pude comprobar la magnitud de ese evento. Durante el Festival de Cannes se organiza el mercado de películas más grande del mundo (Marché du Film), se firman contratos de venta de películas en las mesas de los stands, el público acude masivamente al cine, hay miles de fotógrafos acreditados, aparte de la sección oficial y las secciones paralelas (Quincena de los Realizadores y Semana de la Crítica), se organizan proyecciones en cines de Cannes de películas de todo tipo para su posible venta. También se organiza Cannes Classics en la playa (pantallas gigantes en la playa de clásicos en blanco y negro), hay decenas de fiestas cada noche, miles de reuniones, restaurantes llenos todo el tiempo, etc. Todo esto que ya lo pude comprobar durante mi primera experiencia, lo viví en la segunda experiencia desde adentro y puede llegar a ser muy estresante. Lo que me impresionó mucho es ver como están establecidas las jerarquías durante el festival.

Daniel: Diego fue al Short Film Corner donde, según tengo entendido, pagas una cuota y asistes. No existe selección, según creo. Van miles de cortos. Diego me contó que llegó sin ningún material y en una pared había posters de cortos pegados (ahora sé dónde fue). Imprimió unos cuantos y los pegó en espacios libres. En la tarde o al día siguiente, la gente había arrancado los posters nuestros y pegado los suyos. Diego desistió de cualquier tipo de lucha (cosa que yo hubiese hecho de la misma manera) y se dedicó a ver películas. La diferencia es que los posters esta vez nos los pidieron y nadie los arrancaba de la pared.

¿Qué hay de cierto en que fueron tratados como celebridades del séptimo arte?

Diego: La organización del Festival de Cannes nos trató de manera muy amable. La sección Un Certain Regard es una sección muy respetada y mucho más "discreta", donde los estrenos no son tan pomposos ni glamorosos como los de la competición. La sala de proyección Debussy es hermosa, la pantalla es espectacular, la acústica impresionante. De hecho tengo entendido que a Godard le gusta que sus películas se proyecten en Debussy y no en la sala Lumière porque le gusta más la primera. Uno se siente bien con el trato que recibes, porque la gente te agradece por haber hecho una película, te la comentan, es como si te conocieran.

Daniel: La gente de la sección fue muy amable. Con alguno hemos trabado una buena amistad. Lo que me daba más gusto es que de repente estaba caminando por la calle y un par de personas nos reconocían, se acercaba y nos hacían un "thumbs up" o nos decían "¡felicitaciones!". El cariño de la gente fue lo más lindo, gracias a la buena acogida que tuvo la película.

Cuéntenme cómo fue el instante previo a esa primera proyección.

Diego: Lo que se organiza en torno a la primera proyección me hizo pensar (salvando las distancias y con sus diferencias) en el momento cuando los boxeadores salen del camerino y entran en el ring. Nos reunimos en la sala de la sección con algunos amigos, invitados, la gente del equipo que estaba presente, personas de la organización de Un Certain Regard, personas que nos estuvieron apoyando durante todo el festival de la Cooperación Andina Regional de la Embajada de Francia, el equipo encargado de ventas internacionales (UMEDIA), pero no éramos muchos. Después de brindar, todos fuimos a la sala en fila con nosotros dos por delante como marcaba el protocolo, después subes las escaleras rojas pero no hay mucha gente porque nadie nos conoce, te tomas unas fotos (la mayoría de gente que conoces), de ahí entras a la sala que ya está llena, y una vez ahí anuncian tus nombres. Dimos un discurso muy breve y nos sentamos a ver la película. Todo el día de la primera proyección lo pasé nervioso, pero hacia el final cuando la película estaba por terminar el corazón me estaba reventando y me sudaban las manos. Porque te pueden abuchear, aplaudir o irse en silencio. Había unas mil ochenta personas en la sala según leí en alguna parte.

Al terminar la proyección, ¿estaban ustedes esperando recoger las impresiones del público?, ¿cómo reaccionó?, ¿hubo aplausos?

Diego: Durante la proyección la gente reaccionó más de lo que yo pensaba. Interactuó mucho con la película y eso es bueno. Después de tantos meses de ver una y otra vez la película yo ya había perdido referencia y no me emocionaba nada de la película. Cada vez que la veía me deprimía. Escuchar a la gente reaccionar y reírse me hizo sentir muy bien. Lograr que la gente reaccione es algo extraordinario. Al final hubo varios minutos de aplausos, y después, cuando salimos de la sala, había gente esperándonos para seguir aplaudiendo. Fue un momento muy gratificante.

Daniel: Yo estaba muy nervioso. Descubrí que tiendo a zapatear. Me fui tranquilizando a medida que escuchaba las reacciones de la gente a la película. Sobre todo las risas. Finalmente, los segundos después de que termina, esos segundos donde la gente da su veredicto fueron muy intensos. Cuando empezaron los aplausos fue un alivio. Luego nos pusieron una luz directa y nos hicieron poner de pie. Los aplausos continuaron durante algunos minutos. Fue un momento emocionante. Inclusive después, cuando salimos de la sala, en el hall, la gente nos esperó y siguió aplaudiendo, se tomaban fotos con nosotros, nos felicitaban, fue liberador. Finalmente, el trabajo que has hecho con tanto esfuerzo, y que finalmente está hecho para el público, fue aprobado. Descubrí que no estaba loco porque al final, con la película ya lista, yo era el único que me reía.


¿Con qué rapidez se dieron a conocer los primeros comentarios o críticas sobre “Octubre”?

Diego: Las reacciones son automáticas, primero de la gente que acaba de ver la película o de algún distribuidor que estaba esperando la reacción del público para comprarla. Al día siguiente salen las críticas y empieza el boca a boca. Por ejemplo –no lo sabía–, la crítica de Variety es muy esperada y es una referencia para los distribuidores y para mucha gente.

Al conocer los comentarios positivos de la prensa, ¿pasaba por sus cabezas la idea de ganar algún premio?

Diego: Intentaba no pensar en eso pero, ¿a quién no se le pasa por la cabeza?

¿Lograron conocer a alguien del jurado de su sección? ¿Conversaron o les comentaron algo de su película?

Diego: Los conocí el día de la premiación. Intercambié algunos comentarios con Claire
Denis, quien nos hizo saber que le había emocionado mucho la película.

Sinceramente, ¿les sorprendió ganar el premio? Al día siguiente, ¿acariciaban la idea de ganar la Cámara de Oro?

Diego: Me sorprendió aunque había habido buenos comentarios y la posibilidad existía. Pero al día siguiente no acaricié la idea de ganar La Cámara de Oro porque, como digo, suelen haber rumores que te pueden hacer pensar que puedes ganar y éste no era el caso.

Habiendo transcurrido varios días de la premiación, ¿cómo consideran la experiencia de aquellos agitados días vividos en Cannes?

Diego: Creo que tuvimos mucha suerte en ser seleccionados. Hay muchas películas buenas por todo el mundo, muchas de ellas primeras películas también. Hay que ser conscientes que también hay un elemento importante que es la suerte. Siento mucha satisfacción y la idea es seguir trabajando para intentar hacer más películas.

Daniel: Pienso que tal vez otro jurado no nos hubiese premiado. Existe esa posibilidad. En esto del cine, prima lo subjetivo y es algo que he ido aprendiendo mientras presentábamos el proyecto a los fondos. Nada te asegura una selección o que te otorguen un fondo. Pero definitivamente tienes que querer mucho lo que haces y confiar plenamente en ello.

¿Te pasó algo curioso o alguna anécdota mientras estuviste en Cannes?

Diego: No sé si sea una gran anécdota pero Héctor Gálvez me dijo en broma que si veía al "tío Kiarostami" en Cannes le dijera que en Lima tenía un gran admirador. La última noche en una comida donde estaban todos los directores, jurados, actores, actrices, organización, distribuidores, también estaba Kiarostami deambulando por las mesas abarrotadas de comida. Recordé el mensaje de Héctor y me pareció una buena razón para acercarme y eso que salvo por un par de películas que he visto, no conozco su cine en profundidad. Me presenté y me sorprendió porque me dijo que había escuchado cosas buenas de "Octubre" pero que no había podido verla. Yo le dije que no estaba ahí para hablar de "Octubre" sino que le traía un mensaje desde Lima de Héctor Gálvez, un director peruano que había hecho una película muy buena titulada "Paraíso" cuya existencia quizás también se debía en parte gracias a él. Kiarostami sonrió agradecido y después de estrecharme la mano y decirme que lamentablemente no la había visto, siguió deambulando por las mesas de comida.

Daniel: Yo me le acerqué a Gael García porque conocí a alguna de las personas que trabajan en su productora Canana y quería saber si seguían, así como excusa, abrir una posibilidad de algo en el futuro. Le estreché la mano y me presenté. Me vio y me soltó: “¡Felicidades cabrón!” (por el premio de Una Cierta Mirada). Me hizo mucha gracia lo sencillo que es. Después mi mujer estuvo renegando que no le avisé para que se tome una foto con él.

¿A cuántos países se ha vendido la película? ¿Quién será el primer país que la estrenará?

Diego: Hasta la fecha la película se ha vendido a Canadá, Francia, Alemania, Austria y Suiza. Creo que el estreno puede que coincida en un par de países a la vez, pero no lo sé.

¿Cuál fue el presupuesto exacto de la película?

Diego: 250 mil dólares.

¿Limitó o condicionó en algo que “Octubre” fuera una coproducción?

Diego: "Octubre" es una coproducción para Ibermedia con Venezuela y España. La coproducción no condicionó en nada nuestra propuesta de realización ni el guión.

De aquí en adelante, ¿“Octubre” tiene asegurada su presencia en otros festivales?

Diego: Hay algunos festivales importantes que nos han invitado tras la selección en Cannes y en otros estamos esperando respuesta. Pero todavía nada se ha hecho oficial.

¿Que expectativas tienen con el estreno local? ¿Qué factores van a tener en cuenta a la hora de elegir la fecha de estreno? Hay que tener en cuenta que muchas películas nacionales son estrenadas de mal modo, digamos, sin publicidad o lo que es peor en temporada plagada de los llamados blockbusters.

Diego: Tengo mucha curiosidad por ver si el espectador peruano se emociona, y ver su reacción en alguna situación en particular. La fecha de estreno parece que será en octubre y no sólo por el título de la película, sino que está condicionada por el mundial de fútbol (parece ser que sería un error estrenar en estas fechas), julio es temporada de estreno de blockbusters con mucha prensa y publicidad, y en agosto se estrena "Contracorriente" y existe un acuerdo tácito entre realizadores y productores peruanos para no estrenar dentro de lo posible dos películas peruanas al mismo tiempo. De ahí viene septiembre, con lo que si esperamos un poco por el título parece que octubre será el mes indicado.